¿Qué cepillo de dientes me conviene más, el de toda la vida o uno eléctrico?

Seguro que te has hecho estas preguntas más de una vez cuando te dispones a renovar tu cepillo de dientes. En este post te ayudaremos a decantarte por la opción más recomendada para tus necesidades, intentando despejar todas tus dudas sobre ambos tipos de cepillos de dientes.

Antes de comenzar con la comparativa de ambos productos, es importante partir de la base de que ambos son eficaces para retirar la placa bacteriana. Así que no es imprescindible cambiar de uno a otro a no ser que sea por ciertas características especiales que comentaremos a continuación.

Ventajas del cepillo eléctrico
  • Su principal ventaja respecto al cepillo manual es que reduce más la placa bacteriana, responsable de sufrir caries o gingivitis.
  • El riesgo de abrasión del diente es menor. Estos aparatos cuentan con un mecanismo de control de la presión. Si se realiza demasiada presión, podría limarse el esmalte de los dientes.
  • El tiempo medio en cepillarse los dientes suele ser superior en aquellas personas que utilizan un cepillo manual. Los factores de este aumento de tiempo son, principalmente, la comodidad de uso y la motivación.
  • Dentro de los cepillos eléctricos, son más eficaces aquellos que tienen un “mecanismo oscilante-rotatorio”, al conseguir llegar a zonas donde se encuentra la placa bacteriana con mayor facilidad.
  • La barrera más destacable para no decantarse por un cepillo de dientes eléctrico es el factor económico, al ser bastante superior al del cepillo manual, pero no por motivos médicos u odontológicos. Otro motivo, es la necesidad de llevar un adaptador cuando se viaja al extranjero.
  • Las personas con discapacidad física o psíquica, que tienen problemas o limitaciones para mantener su higiene bucal, se les recomienda la utilización de un cepillo eléctrico, por su eficiencia y facilidad de uso. También, es recomendable para aquellas personas que tienen que lavar los dientes a una persona dependiente.
Ventajas del cepillo manual
  • En ciertas circunstancias es más recomendable la utilización de un cepillo manual. Como, por ejemplo, después de una cirugía, cuando todavía tienes puntos de sutura y una zona se encuentra dolorida. Con el cepillo de dientes manual puedes controlar la velocidad y el cuidado con el que se limpia la zona sensible.
  • Es recomendable cuando se utilizan ortodoncias, ya que el cepillado debe ser más delicado para que no se desprenda una bracket o un alambre.
  • Los más pequeños suelen utilizar cepillos manuales, pero no hay ninguna razón por la cual no puedan utilizar un cepillo eléctrico, sino que existen más modelos adaptados para niños entre los cepillos manuales (tamaño, diseño…). Se suele recomendar que los niños no utilicen un cepillo eléctrico hasta los 8 años.
  • Es fácilmente sustituible por otro, transportable, mucho más económico y, para algunas personas, más ameno de utilizar.

Como podemos observar, en las ventajas de ambos tipos de cepillos de dientes existe una superioridad del eléctrico sobre el manual. La diferencia más destacable es una mayor reducción de la placa bacteriana (21% respecto al 11% del manual) y de la gingivitis (6% con el manual y 11% con el eléctrico).

Recuerda que el uso del cepillo no es suficiente para una higiene bucal exitosa, es importante combinar el cepillado con otros elementos, como hilo dental, cepillos interproximinales o colutorios.

¿Quieres que te asesore un profesional al respecto? ¿Sigues teniendo dudas sobre qué cepillo de dientes deberías utilizar? En Clínica Dental Arias Delgado estamos encantados de poder ayudarte, ponte en contacto con nosotros y te asesoramos.

¡No olvides que hay que acudir una vez al año a revisión bucal!

Nuestra primera consulta es gratuita, ¡te esperamos!

PEDIR CITA

 

Llame al número: 91 437 15 90 – 680 351 083

Email: info@ariasdental.es

Horario: Lunes a Viernes 10:00 – 14:00 / 16:00 – 20:00

 

Clínica Arias Dental

Calle del Corregidor Diego de Valderrábano, 19 (piso 2ºE). Moratalaz. Barrio de la Estrella. 28030 Madrid.

 

Cómo llegar