La saliva es un fluido líquido, producido por las glándulas salivales, que se forma en la boca durante las 24 horas del día. Gracias a su función limpiadora, es capaz de evitar que las bacterias se peguen a nuestros dientes produciendo caries o cualquier enfermedad periodontal, manteniendo así nuestra salud bucodental.

La sensación de sequedad bucal, denominada xerostomía, es generalmente ocasionada por una reducción de la producción de saliva, asociada a un cambio en las glándulas salivales. Es un trastorno común que afecta en mayor parte a los mayores de 50 años, aunque también hay casos entre la población más joven.

Es importante tener en cuenta que, por las noches, cuando estamos durmiendo, el nivel de saliva disminuye. Por esta razón, es fundamental realizar un cepillado dental antes de dormir con el objetivo de reducir la aparición de bacterias que puedan ocasionar caries.

Principales funciones de la saliva

Lubrica y protege el interior de la boca: consigue que la cavidad bucal se conserve húmeda, ayudando a la ingestión de los diferentes alimentos.

Elimina bacterias perjudiciales: ayuda a eliminar bacterias para impedir que se forme placa dental.

– Colabora a que las papilas gustativas reconozcan de una manera positiva el gusto de los alimentos.

Digestiva: permite la composición del bolo. Gracias a uno de los elementos de la saliva llamado mucina, se generan las condiciones idóneas para la formación del bolo alimenticio y la deglución de éste.

– Es un medio diagnóstico que nos permite conocer algunas enfermedades. Con una pequeña muestra de saliva podemos saber la afección que una persona padece y realizar un diagnóstico para la misma.

Como podemos ver, la saliva cumple un papel clave para mantener la salud de la cavidad oral. Y para conservar en buen estado la saliva, deberemos mantenernos hidratados en todo momento y no abusar de alimentos o bebidas que nos resequen la boca. Si estamos deshidratados, los dientes y las encías se encuentran en una situación de debilidad ante las bacterias pudiendo provocar enfermedades en el tiempo.

¿Cómo mantener la boca hidratada?

Algunos consejos imprescindibles para evitar la aparición de la sequedad bucal:

– Crear una buena rutina de higiene dental
– Consumir entre cuatro y cinco piezas de fruta o verdura al día
– Prevenir el consumo de alcohol y tabaco
– Tomar entre 1,5 y 2 litros de agua al día

No obstante, la sequedad bucal también existe en casos relacionados con algunas enfermedades, tratamientos oncológicos o el consumo de tabaco y alcohol. Quienes la sufren, suelen experimentar sequedad en la lengua y el interior de la boca.

Si tienes alguna pregunta o presentas cualquier alteración bucal, en la Clínica Dental Arias Delgado te ayudamos a solucionarlo. No dudes en venir a visitarnos, ¡queremos ser tu clínica de confianza!

PEDIR CITA

 

Llame al número: 91 437 15 90 – 680 351 083

Email: info@ariasdental.es

Horario: Lunes a Viernes 10:00 – 14:00 / 16:00 – 20:00

 

Clínica Arias Dental

Calle del Corregidor Diego de Valderrábano, 19 (piso 2ºE). Moratalaz. Barrio de la Estrella. 28030 Madrid.

 

Cómo llegar