El bruxismo, también conocido como la enfermedad silenciosa, consiste en apretar de forma inconsciente la mandíbula y rechinar los dientes, produciendo el desgaste de los mismos. Puede darse tanto por el día como por la noche, aunque el más frecuente es el que se produce durante el sueño.

Es una patología que sufren muchas personas, y la mayoría de veces, uno no es consciente de que lo presenta. Normalmente, la persona se entera de que padece bruxismo porque se lo dice otra persona, se lo comunica su dentista en consulta o bien presenta alguna molestia.

El bruxismo suele aparecer en la adolescencia. Se trata de un hábito muy perjudicial que puede producir una debilitación y desgaste de los dientes, acompañado de un dolor intenso en la mandíbula.

Las causas principales de esta patología son el estrés y los trastornos del sueño. Asimismo, puede estar asociado a otros factores como la mala alimentación, la alineación incorrecta de los dientes o la ansiedad.

Consecuencias del bruxismo

Cuando el que lo padece es un adulto, las consecuencias a medio y largo plazo pueden ser importantes, dependiendo de la intensidad y de la frecuencia con la que se produzca.

Las consecuencias principales que pueden derivar del bruxismo son:

  • Desgaste del esmalte dental: genera un desgaste del esmalte y de los propios dientes, pudiendo llegar hasta el punto de fracturar alguna pieza dental.
  • Dolor constante: el malestar puede extenderse a otros órganos, produciendo dolor de cuello, oído o cabeza.
  • Trastorno del sueño: debido a la gran intensidad con la que se puede producir, provoca dificultades y problemas para conciliar el sueño.

¿Cómo tratar esta patología?

El profesional en Articulación Témporo Mandibular conocido como ATM, es el encargado de tratar esta patología y realizará el diagnóstico adecuado para poder definir un tratamiento personalizado, que se adapte a las necesidades del paciente.

Los tratamientos para el bruxismo están fundamentalmente creados para reducir el rechinamiento de los dientes, evitar el desgaste del esmalte y eliminar por completo el dolor que provoca.

Los más habituales son:

Férula de descarga: se trata de una prótesis que se coloca en la dentadura del paciente, que debe usarse durante las horas de sueño, y cuya función es minimizar la actividad muscular para evitar el rechinar de los dientes y el consecuente desgaste del esmalte. En casos extremos se aconseja usarla durante el día.

Rehabilitación protésica: en el caso de que los pacientes acudan a consulta con un bruxismo más avanzado, se recomienda rehabilitar protesicamente las piezas dentales con el fin de poder llegar a recuperar la posición articular correcta.

La visita regular al odontólogo es la mejor manera de detectar y tratar esta patología. Si presentas síntomas o dolor intenso, no dudes en venir a visitarnos, nuestros expertos te ofrecerán la mejor solución.

En la Clínica Dental Arias Delgado, velamos por la salud y el bienestar de nuestros pacientes, no dudes en visitarnos. ¡Te estamos esperando!

Calle del Corregidor Diego de Valderrábano 19, 2º E. Madrid, 28030.
Teléfono: 914 371 590.

PEDIR CITA

 

Llame al número: 91 437 15 90 – 680 351 083

Email: info@ariasdental.es

Horario: Lunes a Viernes 10:00 – 14:00 / 16:00 – 20:00

 

Clínica Arias Dental

Calle del Corregidor Diego de Valderrábano, 19 (piso 2ºE). Moratalaz. Barrio de la Estrella. 28030 Madrid.

 

Cómo llegar